Gobierno en línea y democracia electrónica

Apropiación de Tecnologías de la información y comunicación -TIC

Políticas de Tecnologías de la información y comunicación -TIC

Gestión del conocimiento

Está en:

ACTIVIDADES EN CURSO

Novedades

Expertos hablan sobre la creación de Redes inalámbricas comunitarias en Colombia

Gráfica alusiva a Expertos hablan sobre la creación de Redes inalámbricas comunitarias en Colombia

Junio 07 de 2016.

El pasado 26 de abril, expertos de diferentes organizaciones en el mundo participaron en la Mesa Redonda sobre Redes Comunitarias Inalámbricas organizada por Internet Society - ISOC, en alianza con la Asociación para el Progreso de las Comunicaciones - APC y Colnodo. La jornada abordó el potencial y los posibles apoyos para la creación y sostenibilidad de redes gestionadas por comunidades que les permitan ejercer su derecho de utilizar el espectro con diferentes tecnologías y acceder a internet. El evento fue una oportunidad para el intercambio de experiencias y conocimientos sobre regulaciones, alianzas, herramientas y la presentación de casos de estudio.

Comunicaciones Digitales de Colnodo entrevistó a varias de las personas participantes al evento y las siguientes fueron sus reflexiones y recomendaciones para los procesos de redes inalámbricas comunitarias en Colombia.

Políticas sociales favorables para la creación de redes inalámbricas comunitarias

Jane_coffin.jpgJane Coffin, directora de estrategia de desarrollo en ISOC, trabaja en la coordinación de estrategias colaborativas para expandir la infraestructura de internet, el acceso y las capacidades relacionadas para economías emergentes. En su concepto, algo que podría ser útil para Colombia en la construcción de redes inalámbricas comunitarias es reunir a algunos expertos en el país. “Una reunión, un foro comunitario, entre expertos de universidades, expertos del gobierno y  las comunidades donde puedan abordar nuevas ideas acerca de cómo ampliar la cobertura y explorar formas de apoyo a la conectividad de las zonas rurales, remotas y sin servicio, incluyendo zonas lejanas, montañas, pueblos y lugares más pobres”.

Coffin también mencionó que existen modelos como en los casos de México y Argentina en los que la sociedad civil está involucrada en los procesos de decisión. “Ustedes los colombianos pueden trabajar en conjunto con ISOC.  Algunos de mis colegas podrían ayudarles a organizar un foro comunitario con el gobierno,  es muy importante conversar con la agencia que regula el espectro. Muchos países tienen disponibles espacios de espectro que pueden ser usados por redes comunitarias.” Y enfatizó que en Colombia existen políticas sociales favorables para gestionar la autorización con el fin de crear redes inalámbricas comunitarias.

Comunidades consolidadas: clave para la gestión y sostenibilidad de una red

Christian_oflaherty.jpgChristian O'Flaherty es responsable del desarrollo regional de internet para América Latina y Caribe en ISOC. Ha desarrollado redes y el producto internet en operadores regionales y globales, comenzando por las redes Universitarias en Argentina.

“En general, creo que esta recomendación aplica a todos los países, no sólo para Colombia. Es fundamental que la comunidad a cargo de la red inalámbrica comunitaria esté establecida y que funcione bien el proceso de toma de decisiones dentro de ésta para que la construcción de la red se asuma como un proceso propio, como algo que ellos mismos desean hacer y ellos mismos construyen”. O'Flaherty se refiere a uno de los mayores desafíos alrededor de la construcción de redes inalámbricas comunitarias, se trata de su sostenibilidad social y afirma que si bien la comunidad puede recibir ayudas externas para asuntos concretos, el interés y disposición para el trabajo de construcción de la red no se puede imponer desde fuera. “Ellos deben ser dueños de la infraestructura  desplegada y del servicio que están operando. Es lo más importante. Que esa comunidad funcione como comunidad y después si agregarle tecnología, en ese caso la parte simple del proceso”.

Dice O'Flaherty que la razón por la que las redes no tienen el mismo nivel de servicio en comparación con ciudades u otras regiones más desarrolladas, está relacionada con la conveniencia económica para algunas empresas o para algunos proyectos del gobierno de instalarse en esos lugares. “Si el gobierno ve que no hay suficientes votantes o la empresa no ve que hay suficiente cantidad de clientes, simplemente no ponen interés en esos lugares. Sin embargo, tal vez ya existen comunidades capaces de hacerlo por sí mismas y sólo necesitan esa chispa inicial, saber cómo hacerlo, por ejemplo, como acceder a la tecnología más simple de usar… muchas organizaciones como la nuestra estamos dispuestas a ayudarles”. Así mismo, una de las dificultades es identificar correctamente a los grupos de trabajo y fortalecer sus capacidades. Como él mismo lo dice, lo importante es “identificar esos grupos de individuos con ganas de trabajar, que ya funcionan como comunidades y se pueden acercar a los proyectos. Y una vez que eso se organiza tal vez puede evolucionar en un lugar sostenible comercialmente. Tal vez, alguna empresa se puede interesar por llegar hasta allí, pues no lo tenía en cuenta como un lugar en el que podría evolucionar un negocio; o el gobierno mismo puede empezar a descubrir zonas 'invisibles' y reconocer que debería ocuparse más en ellas. Eso puede ser un círculo virtuoso”.

Es importante, por ejemplo que proyectos gubernamentales, como el recientemente lanzado de 1000 zonas wifi gratis, escuchen a comunidades establecidas. Para estos proyectos, O'Flaherty plantea que puede existir el inconveniente de terminar operando en lugares donde ya existe cobertura. “Entonces, pueden cubrir con wifi gratuito los lugares donde es fácil encontrar wifi, pero el impacto real del proyecto no va a ser tan bueno como el impacto que se buscaba”. Es decir, estos proyectos pueden cumplir unos objetivos concretos medidos por la cantidad de sitios, pero  no significa que la conectividad ha llegado  a lugares donde las personas no podían acceder fácilmente a internet. “Las comunidades ya organizadas deberían hacerse oír para mostrar más lugares donde realmente se necesita ayuda del gobierno para conseguir el acceso y evitar que los proyectos actúen donde es fácil cumplir con el objetivo sin mayor impacto”.

Trabajar con base en casos exitosos

Nicolas_echaniz.jpgNicolás Echániz, uno de los principales impulsadores de Altermundi, un exitoso proyecto de redes inalámbricas comunitarias en Argentina, recomienda entrar en contacto con su organización para que los procesos comunitarios nuevos en Colombia no empiecen de cero. “Es algo muy común que cuando un colectivo empieza con el tema de redes comunitarias, inicia desde cero. Empiezan a hacer su propio software, a pelearse con todas las mismas cosas que se pelearon todos”. El trabajo que han realizado en Altermundi en los últimos años se ha enfocado en sintonizarse y ponerse de acuerdo con otros proyectos establecidos de redes comunitarias en distintos lugares para llegar a soluciones de software y de hardware (actualmente trabajan en la construcción de un Router que sirva específicamente para las necesidades de redes comunitarias) que ya han tenido éxito y pueden ahorrar tiempo y costos a proyectos con escasos recursos. “Mi recomendación es: trabajen en conjunto con la gente que tiene casos exitosos con las redes comunitarias”.

Para el caso de Colombia, según Echániz  siempre que se pueda articular con el gobierno el proceso será más eficiente y se logrará un impacto mayor. “Es darle un mejor aprovechamiento a recursos del Estado. El hecho de trabajar juntos por los proyectos de redes comunitarias, amplía el impacto positivo de la política del gobierno”. En el caso de Altermundi, cuando estaban involucrados con el anterior gobierno en Argentina abordaron la posibilidad de trabajar sobre los puntos PAD (Punto de Acceso Digital) del país, unos puntos en bibliotecas o centros culturales con conexión, y evaluaron la viabilidad legal de que una red comunitaria extendiera el acceso a internet desde el punto provisto por el gobierno. "El gobierno tenía que entender simplemente que debía ampliar el impacto positivo de esa iniciativa; hacer todo un esfuerzo para llevar la red hasta solo un lugar y si eso se queda sólo en ese lugar, el impacto es mucho menor que si se construye alrededor una red comunitaria”.

Regulaciones favorables para el uso comunitario del espectro

Carlos_Alfonso.jpgLa Mesa Redonda sobre Redes Comunitarias Inalámbricas evidenció también las diferencias entre regulaciones de los países. Para Carlos Alberto Afonso, director de NUPEF y presidente del capítulo de Internet Society en Brasil, fue una sorpresa conocer más de cerca procesos en Argentina y México, puesto que existen unas restricciones mucho mayores en su país para la creación de redes inalámbricas comunitarias y algunas políticas que impactan sobre la conectividad de las personas con menor acceso a internet.

“Las regulaciones específicas para el uso de redes inalámbricas en las comunidades son variables de país a país. Aprendí en este espacio que por ejemplo en México hay más posibilidades de tener licencias para utilización comunitaria del espectro de las que hay en Brasil. En Brasil, no está clara la regulación todavía”. Para Carlos Afonso es importante que en el caso de Colombia se puedan lograr regulaciones que permitan un uso flexible para las comunidades con el fin de que se pueda aprovechar el espectro ocioso o el espectro temporalmente en desuso y utilizarlo en nuevas tecnologías como la radio digital.

En el caso de Brasil, cuentan con más de 5000 municipalidades. Existe un proyecto de ciudades digitales que llega a unas 10 ó 15, un porcentaje mínimo para el tamaño del país. “Entonces, debemos comparar para entender bien lo que pasa en Colombia. Nosotros tenemos la ciudad de Sao Paulo que es la más grande de Brasil. Por iniciativa de la alcaldía se crearon redes gratuitas en plazas públicas y hay una comisión de la alcaldía que dice cómo participan las comunidades. Pero eso es una excepción en la ciudad de Sao Paulo, no es una política nacional. La política nacional es muy cerrada, muy controlada por el ministerio de comunicaciones y el diálogo con ellos no es muy fácil. Es muy importante que haya la participación de más comunidades para mostrar las necesidades reales. Por ejemplo en Río, la segunda ciudad más importante de Brasil, las redes wi-fi gratis construidas por el gobierno, están en zonas turísticas, donde viven los ricos. En otros lugares, con menos recursos no hay esas redes. Esos son criterios de desarrollo de los proyectos en los que la comunidad debe tener la oportunidad de intervenir para reorientar”.

Carlos Afonso concuerda con las demás personas consultadas, sobre la importancia de la organización de las comunidades, siendo ello un gran reto para estos procesos.

“Sensibilizar es muy fácil porque la gente de inmediato percibe la importancia y quieren acceder a internet y sobretodo que sus hijos tengan esa oportunidad. Entonces la sensibilización no es difícil. Todo lo contrario, uno diría que están prácticamente  sensibilizados sobre la importancia de acceder a esos recursos. Ahora, cómo hacer, cómo organizarse. Ahí está el verdadero desafío”. Para ello, dice que el proceso depende de los liderazgos locales e incluso de los recursos gestionados por los proyectos para servir de demostración e inspiración a otros. “Es importante sensibilizar a las alcaldías con planes de incidencia para participar con políticas públicas que regulan la distribución y la asignación del espectro”.

Formar capacidades en comunidades y en gobiernos

Sherman_Osepa.jpgSherman Osepa, se enfoca principalmente en el aspecto humano de los procesos. El gerente de asuntos regionales de América Latina y Caribe de ISOC  coincide en que la organización de la comunidad es muy importante y resalta que las iniciativas no pueden quedarse en la acción de instalar las redes inalámbricas, también deben buscar el desarrollo de la comunidad. “Para mí, las redes inalámbricas como quizá otro tipo de redes son solamente una forma para llegarle a la gente. Entonces el foco no debe estar tanto en las redes, sino en cómo  podemos llegarle a la gente”. Osepa destaca que si bien las redes son importantes, detrás de ellas están las personas que usan las redes y que las construyen. Con esto, el énfasis debería estar en desarrollar las capacidades de las personas. Para ello, es necesario identificar esas comunidades teniendo en cuenta las diferencias locales. “Con base al nivel de conocimiento al que esa comunidad ha llegado y tal vez también de recursos, se debe hacer un plan más específico. Es quizá un desafío, pero tenemos que determinar cada comunidad por sí misma para así crear mayor cohesión”.

Frente a la importancia de incluir la voz de la sociedad civil en las instancias de decisión, Osepa explica que en Internet Society tratan de realizar encuentros con gobiernos y participantes de sociedad civil, comunidades técnica y académica. “Básicamente no podemos hacer nada sin los gobiernos. Es muy importante asociarse con gobiernos porque al final del día son ellos quienes van a enfocarse en la política de una nación. Tenemos que ser más inteligentes, estratégicos y tratar a veces no de educar, porque esa palabra describe un desafío más grande, como es el educar a los gobiernos, sino tratar de darles suficiente información para tomar las mejores decisiones”.

Conectividad a internet como un servicio público

Mike_Jensen.jpgPara Mike Jensen, cofundador de APC y reconocido consultor de telecomunicaciones e internet, uno de los aspectos más importantes para las redes inalámbricas comunitarias es generar conciencia tanto en las comunidades como en los gobiernos. “Es importante trabajar en la construcción de conciencia sobre las posibilidades de crear tu propia red y no esperar a que el operador comercial venga y provea el servicio, y también las oportunidades sobre mejores costos, más ancho de banda y mayor autonomía en la toma de decisiones sobre el uso de la misma red. Este tipo de conciencia necesita estar presente en niveles gubernamentales para asegurar que las políticas den paso a que estas redes comunitarias florezcan. Esta conciencia permitirá que las comunidades sepan que es posible construir su propia red”. 

De acuerdo con Jensen, esa creciente conciencia es clave para comenzar a desarrollar alianzas con otros grupos interesados en apoyar este tipo de proyectos y  tener una representación con actores interesados del gobierno o interesados comerciales. Otro desafío importante para las redes comunitarias es su sostenibilidad económica, frente a lo cual Jensen explica que se deben tener en cuenta varios factores: “Pueden usarse tecnologías locales, usar software libre, y con esto buscar que los costos sean los más bajos posible. Pero también se pueden buscar oportunidades de alianzas y asociaciones con operadores comerciales con anchos de banda disponibles para entregar a las comunidades; o asociaciones con instituciones del gobierno y otras organizaciones que tengan recursos o facilidades como sus edificios o construcciones para montar señales o para proveer espacios de entrenamiento”. También menciona la necesidad de que los gobiernos no impongan impuestos elevados en el uso del espectro. 

Jensen coincide con Osepa en que cada país tiene un contexto diferente, en sus dinámicas rurales, urbanas, entre ruralidades y otras áreas. En el caso de proyectos, como el de las 1000 zonas wi-fi gratis, es importante entender correctamente el entorno local, teniendo en mente la idea de proveer de acceso a internet a las personas como se les provee de electricidad, agua o alcantarillados. “Hemos visto que en varios países las autoridades locales comienzan a ser conscientes de que necesitan proveer conectividad de la misma forma en que proveen otra clase de bienes o servicios públicos. Es decir, si podemos incluir esta clase de iniciativas y modelos, se trabajará por una provisión de servicios al costo más bajo posible, en vez de hacerlo con la media comercial que busca extraer la mayor cantidad de ganancias. Esa es una manera diferente de observar la provisión de servicios. Es necesario buscar un cambio de mentalidad tanto a nivel internacional como en las propias comunidades para darse cuenta de que no se trata solamente de comprar el servicio, sino de su derecho a tenerlo como parte de la condición de ser ciudadano”.

Finalmente, según Jensen una de las cosas más emocionantes de la actualidad es que grandes operadores comerciales están invirtiendo billones de dólares en toda clase de tecnologías. “Tenemos una gran oportunidad de aprovechar las nuevas tecnologías sin haber tenido que correr con sus costos o preocuparnos por recuperar las inversiones. Podemos estar atentos de estas nuevas tecnologías para ver cómo pueden ser usadas y cómo esos usos pueden asegurar la conectividad de todas las personas”.

La Mesa Redonda sobre Redes Comunitarias Inalámbricas contó con la participación de un grupo de 20 personas con experiencia en el trabajo comunitario y  tecnologías. Al cierre, las personas participantes manifestaron su interés de continuar trabajando en conjunto y propusieron un medio de comunicación constante para compartir el contenido y la toma de decisiones en el tema. El grupo buscará crear actividades conjuntas para la incidencia en las políticas públicas, especialmente en América Latina y Caribe, en las cuales Colnodo continuará participando e informando.

Autor: Linda Patiño

Correo electrónico: prensa@colnodo.apc.org

Fuente: Colnodo

Volver

Búscador sencillo de información publicada en el sitio:

Diseñado y Desarrollado por el equipo Colnodo. 1993 - 2016.
Este sitio web utiliza Aplicaciones de Acción para la publicación automática de sus contenidos.
Teléfono +571 2324246 | Móvil +57 315 2585596
Diagonal 40A No 14 75, Código Postal 111311 Bogotá, Colombia | info@colnodo.apc.org
Aviso de Privacidad y Política de Tratamiento de Información